Pepé Le Pew, la mofeta acosadora

Me levanto esta mañana y me encuentro en mi muro de Facebook que un contacto está comentando (positivamente, mis contactos molan) sobre un post que lamenta la «muerte» de Pepé Le Pew. Lo recordaréis más por «La mofeta acosadora». Resulta que, según los lamentos populares, Charles M. Blow, un columnista del New York Times, está pidiendo «cancelar» al apestoso personaje por normalizar la cultura de la violación. Esto me parece fatal. Me parece un ultraje que en 2021 sea cuando AL FIN alguien esté diciendo lo que era evidente para muchísima gente: que estos dibujos animados apestaban, y no por ser de mofetas.

Pepe Le Pew, la mofeta acosadoraEl running gag de Pepé Le Pew, por lo que yo recuerdo, era el siguiente. Un estereotipo de francés apestoso va por el mundo creyéndose el regalo de Dios para las señoras, y una gata inocente, casualmente, se pinta una raya blanca en el lomo, de manera que, automáticamente, se convierte en un blanco válido para Pepé y este comienza un acoso brutal desde el momento cero. Baboseo, besos no solicitados, abrazos aplastantes, arrinconamiento. Menos sacarse la polla y refregársela, todo, porque estamos hablando, claro de UN PUTO DIBUJO ANIMADO INFANTIL. Hasta aquí todo bien, ¿no? Nada que criticar.

El caso es que Pepé persigue a Penélope Pussycat y ella le huye, porque APESTA. No porque sea un baboso de mierda, ojo, ni porque sea un puto desconocido que le está metiendo la lengua por la oreja, sino porque es una mofeta y huele mal. Esto, evidentemente, lo ha escrito un hombre, principalmente Michael Maltese.

Repasando los desenlaces de los episodios, que no son demasiados, resumo (no, no resumo, al final he hecho un estudio de todos los finales de los capítulos):

Análisis de los desenlaces de los episodios de Pepé Le Pew

1- Pepé se pinta la franja de negro y dice «si no puedes con ellos, únete» y prosigue su acoso. Risas. Fin.

2- Pepé acaba encadenando a la gata a su tobillo con una cadena de oro, mientras yace entre unos cojines como un pachá, fumando un cigarrito post coito y diciendo: «Al principio mal, pero ahora somos inseparables». Panorámica a la cadena hasta la gata que sonríe en plan «sí cariño, lo que tú digas» y luego intenta cortar la cadena con una lima. Risas. Fade out.

Pepe

3- Pepé se sube a un globo con la gata para arrinconarla y ella le ataca hecha una furia, él se detiene y dice «hasta que no lo pruebas no lo sabes». Niños, intentadlo, hasta que no la metéis no sabéis si ella se resiste porque es terca.

4- Pepé se rocía con un perfume que anula la voluntad de la gata y la hace querer poseerlo salvajemente. Entonces él se achanta porque «oh, cielos, no es una dama recatada» y le toca huir. Niños, si las chicas no os hacen caso, seguro que hay un producto químico que las hará desear tener sexo con vosotros. Y no pasa nada. Also, tías si tenéis deseos sexuales, sois unas apestosas. Bravo.

5- Pepé recibe un garrotazo de Penélope y al final es devuelto al zoo donde dice «me duele un poco la cabeza, pero viv le amour». El amor es acosar hasta que te abran la cabeza.

6- Pepé finge suicidarse para obligar a Penélope a hacerle caso, y luego al final caen los dos en dos cubos, uno de agua que borra la marca de la gata y uno de pintura que le cubre a él de azul. Ella deja de ser interesante para él, porque es una gata despeluchada y él se vuelve irresistible porque no es una mofeta. Así que se giran los puestos y ella es la acosadora. JAJA. Festival del humor. Recordemos que esto lo sigue escribiendo un señor. ¡El mundo al revés! ¡Las mujeres detrás de los hombres! Eran los años 50, hay que quererlos.

7- En el primer corto animado de Pepé, la gata es un animal callejero que sufre mucho y es abusada por humanos y perros. Se disfraza de mofeta para evitar ser agredida y su plan funciona, pero entonces llega la amenaza del violador Pepé y claro, al final la gata se lava y corre GUSTOSA a que la brutalicen humanos y perros. Porque el «amor» de Pepé es peor que una muerte violenta.

8- La gata huye por un túnel sin darse cuenta que hay un cartel que pone que está bloqueado. Pepé lee el cartel y sabe que ella está arrinconada en la oscuridad. Así que se vuelve a la cámara con picardía y nos deja una perla de sabiduría «Hay un amigo mío que dice ‘hay poca diferencia entre el hombre y la mujer… pero ¡Viva la diferencia!» y trota feliz hacia su víctima acorralada en lo profundo del túnel. Pan out.

9- La gata huye con un traje de buzo (suponemos que gastando su oxígeno) hasta una isla desierta. Cuando llega descubre horrorizada que Pepé la está esperando ya allí, y echa a correr. Pero claro, es una isla pequeña en forma de corazón y está atrapada. Él salta indolente en pos de ella diciendo «una cosa traviesa, el juego del amor no se detiene por culpa de la oscuridad». Panorámica de salida para mostrarnos la isla desierta pequeña en forma de corazón y fin. Risas. Ella está atrapada con su violador. Pero es el amor.

10- Este es el único que recuerdo haber visto en mi infancia, o el único que tengo memoria. En este hay una narradora femenina, y Penélope está a punto de SUICIDARSE por culpa del acoso de Pepé, tiene una piedra atada a la cintura y se va a arrojar al mar cuando la narradora dice «Espera, si no puedes derrotarlos, únete a ellos». Así que la gata se mete en una fábrica de quesos para apestar y poder vivir su vida con su acosador. Mientras Pepé ha descubierto que es un apestoso y se va a quitar el olor. Se reúnen y ahora los papeles se invierten, él es el que huye diciendo «vaya día» y la narradora nos deleita con una perla de sabiduría «así es el amor en Nueva Orleans».

11- La gata huye de un crucero en un bote salvavidas. Solo para descubrir que Pepé está allí. Ella huye del plano, mientras Pepé suspira y cuelga un cartelito en la popa donde está el nombre del barco «Le Life Boat» (El bote salvavidas) por «This is the life boat» (El barco de esto sí que es vida o La vida es así). Pepé nos regala otra de sus frases profundas: «Una cosa que no puedes hacer es huir (o irte) de un bote». Y hala. A violar.

12- La gata se mete en una cueva de hielo donde se ve atrapada y podemos ver su cara de terror reflejada en decenas de cristales. Pepé llega a la entrada y dice «Mon Dieu! Cientos de bellas damiselas, y TODAS SON MÍAS!!». Cierra las puertas de la cueva, en forma de corazón, y cuelga un cartel de no molestar.

Quería haber centrado este mensaje en los comentarios de la gente, y voy a tener que resumir justo eso.

1- Gente lloriqueando porque la «generación de cristal» tiene la piel fina y quieren apartar ESTA BASURA de las emisiones. La ironía se les escapa.

2- Gente argumentando que «solo son dibujos de niños» y que ellos lo veían y no son violadores ni pasa nada. No pasa nada, claro. Solo que estás viendo normal que las creaturas estén mamando dibujos donde la violación y el acoso no solo se permiten, se ríen, se menosprecian, se convierten en una burla. Te parece NORMAL contemplar como un personaje es acosado hasta el borde del suicidio, con su cara de angustia dibujada en detalle, hasta el punto en que decide entregarse a su violador antes de continuar sufriendo. Que guay.

3- En la misma onda, gente diciendo: él solo está enamorado. NO. NO LO ESTÁ. Es un tipo baboso que se encapricha de alguien que no conoce solo por su apariencia (por una PUÑETERA línea de su espalda, ojo), que en cuanto cambia ligeramente (se despelucha al caer en un barril o pierde la mecha blanca) apaga su deseo, que le importa una mierda lo que esa persona desee o sienta, o si es una hembra o mil copias iguales. Eso NO es amor. Es OBSESIÓN. Es pura machunidad tóxica.

4- Que dónde va a terminar esto, preguntan algunos. Pues donde podamos estar cómodos en una sociedad donde los dibujos infantiles no transmitan actitudes de mierda a las nuevas generaciones. Y sí, lo mismo hay que revisarse los Picapiedra y muchas otras mierdas que se hacían en el pasado. Porque viendo el presente, no lo hicieron especialmente bien.

5- Otros argumentan que qué pasa con los personajes femeninos que acosan. Pues primero, que los escriben HOMBRES también. Los dibujos de Pepé son el 90% de Michael Maltese y los otros dos de otros maromos. Y tratan el acoso como un chiste, y es más gracioso si lo hace una mujer porque es ridículo, se riza el rizo del machismo. Se ridiculiza al hombre por dejarse acosar y a la mujer porque es impensable que tenga una actitud agresiva en lo sexual.
Pero es más, el día en que tengamos un PROBLEMA PANDÉMICO de acoso a los hombres, podremos hacer un tu quoque y decir «y qué pasa con todas esas mujeres que acosan en los medios». Pero ahora el problema es que estamos educando hombres violadores. Y como parece que no sabemos cual es la razón, podríamos empezar eliminando productos de consumo infantil que romantifican el acoso, lo minimizan, se burlan del dolor de las víctimas y trivializan la violación. Y nos muestran a los hombres que hay que seguir y seguir hasta que dicen sí y más allá, que el amor es acoso, que el amor es lujuria, que el amor duele.

6- Otros dicen que les quitan a un amado personaje de su infancia. Mira, chic@… tú eres gilipollas. Pepé tiene 12 cortos propios. Entre 1945 y 1962. No dudo que los hayas visto de niño, pero ME CUESTA HORRORES creer que es un personaje icónico de tu infancia. Porque Bugs Bunny o el Pato Lucas vale, pero Pepé… MIS COJONES.

Pepé es un personaje apestoso. Incluso antes de madurar como ser humano y ponerme unas gafas violeta ya lo veía. Y seguramente el RESTO TAMBIÉN. Por una buena razón no tiene más cortos más allá de los 60. Es un chiste xenófobo, cincuentero, demasiado sexual para un programa infantil, machista, repetitivo, sin gracia y SÓRDIDO, porque esa lista ni he tenido en cuenta el acoso y la violación. Que te hiciera gracia de niño, vale. Son muñequitos que se persiguen y se estrujan. Pero creo que todo el mundo a cierto nivel sabe que Pepé era el mal.

Es el baboso de discoteca que todas las mujeres, por desgracia, conocen. Y es el héroe del show. Así que le damos un pase. Pues mira, no. Pepé pertenece a un pasado machista y misógino que nos ha dejado estos lodos. Y como tal debe contemplarse… POR LOS ADULTOS. No es un dibujo animado apto para menores, y no se debería emitir en horarios infantiles. PUNTO.

Deja un comentario